SOBREVIVIENTE DE UN ACCIDENTE CEREBRO VASCULAR

SOBREVIVIENTE  DE  UN  ACCIDENTE  CEREBRO VASCULAR

Después de haber sufrido un accidente cerebro vascular, Irving, asiste a la Fundación Argentina de Afasia y utiliza parte de la experiencia de la institución y la propia para asistir al proyecto en su país, Bolivia.

Irving, a sus 31 años de edad, justo cuando empezaba a consolidarse como profesional economista incursionando en diferentes actividades relacionadas a su profesión, un 24 de enero de 2003, al dirigirse a su oficina sintió los síntomas de una apoplejía ocasionandole un terrible accidente cerebro vascular, dejándolo con una lesión cerebral con secuelas de AFASIA GLOBAL o MIXTA y Hemiparesia del lado derecho de su cuerpo, que se complicó en las horas siguientes por una mala asistencia médica.

Al salir de terapia intensiva y recibir el alta médica, Irving se sometió a una rehabilitación intensa, larga y costosa por más de dos años, tanto en nuestro país como en Chile y Argentina, recurriendo a diferentes especialistas en las áreas de: Fisioterapia, Fonoaudiología, Psicología, Neurosicología y Terapia Ocupacional.

Irving, creía que con las terapias de rehabilitación podría volver a hablar, mover el lado derecho de su cuerpo y retornar a sus actividades normalmente, pero, al inicio del segundo año de rehabilitación, se fue dando cuenta que lastimosamente era difícil que recupere su lenguaje en un buen porcentaje y el movimiento de su mano derecha, causando en él y su familia un gran sufrimiento ingresando en una fuerte etapa depresiva. Con paciencia, mucho amor y sobre todo gracias a su voluntad personal, empieza a tomar conciencia de que su vida anterior había muerto y que tenia que salir adelante empezando a vivir otra vida nueva, su fuerza y ganas de vivir le impulsaron a darle un nuevo sentido a su vida.

Irving recuperó algunas de sus facultades perdidas debido a la gravedad de la lesión. Actualmente no maneja la mano derecha, camina con dificultad, le es difícil mantener y seguir una coversación, le cuesta entender el lenguaje oral, tiene limitaciones en la lectura y escritura.

A mediados del año 2004, Irving acompañado de su madre, se traslada de Santiago a Buenos Aires, con el objetivo de asistir a la Fundación Argentina de Afasia “Charlot Scwartz”, y someterse a todas las especialidades que requería su rehabilitación además de todos los talleres grupales. Es aquí donde encuentra una potencial vocación para cultivarla y desarrollarla, el arte del dibujo y la pintura, permitiéndole darle utilidad a su mano izquierda, pero más importante aún, el haber germinado en él la idea de formar un grupo con personas en su misma condición en La Paz y comenzar a realizar actividades grupales similares a la de la Fundación argentina.

A fines del año del 2004, ya de retorno a Bolivia, lrving crea la Fundación Boliviana de Afasia con 4 integrantes al mismo tiempo que empezó a realizar dibujos y pinturas por cuenta propia a manera de distracción. A principios del 2005 se inscribió en la Carrera de Artes de la UMSA, felizmente el entonces Director de la Carrera de Artes Lic. Aguilar, aceptó la inscripción de lrving con la idea de que esto ayudaría como terapia de rehabilitación de modo tal sobrellevar la secuela de la lesión.

En Julio del 2007, Irving sufre otro problema grave de salud por la que se sometió a una cirugía por facitis necrotizante. En la sala de cirugía tenía tantas preguntas en la mente que no podía expresarlas, necesidades tan básicas como sentir frio y no poder pedir una frazada, los médicos y enfermeras que lo atendían no sabían cómo comunicarse exactamente con Irving, pues, no sabían de la afasia menos comunicarse con un afásico. Con esta experiencia en mente ha emprendido diferentes iniciativas para concientizar y buscar alternativas que le permitan al afásico comunicarse de manera apropiada.

Actualmente Irving es el promotor principal de las actividades que se realizan en la Fundación Boliviana de Afasia, realizó su primera exposición al público bajo el título “VOLVER A NACER”, pretendiendo contagiar e infundir ánimo a todas aquellas personas que por diferentes causas se encuentran en situaciones similares a él.